Como enamorar con fotografías

 In Blog, Uncategorized

La fotografía siempre me ha parecido una actividad tan artística como el trabajo de pasar horas pintando un cuadro. Me resulta sumamente importante rescatar que en una sociedad en la que todos tienen la capacidad de tomar una foto, no todos tienen la capacidad ni el interés de enamorar con ella. La mayoría de los escenarios fotografiados resultan extremadamente banales y la mayoría de los mejores escenarios  resultan extremadamente ignorados. Por supuesto, no podemos negar que enamorar con la fotografía no es una fórmula sistemática, requiere un poco de talento y visión ( una capacidad de extraer un momento para convertirlo en una eternidad). Sin embargo, hay varios elementos que combinados pueden lograr convertir una captura sencilla en una imagen valiosa. Hoy, les voy a dar algunos consejos importantes para lograr llevar tus fotos a otro nivel.

 

Lo primero que es importante tener en cuenta es olvidarse de la cámara. Suena ridículo, porque realmente sin cámara no se puede realizar ninguna foto, pero es el paso más importante ya que el instrumento más valioso en el proceso son tus ojos y lo que tengan la capacidad de ver. Es con ellos que se logrará construir una composición, esto es, el segundo paso más importante a tener en cuenta.

 

La composición es probablemente la parte más difícil, es una toma de decisiones ¿qué encuadro? ¿qué elementos importan realmente? ¿cuáles no importan y puedo sacar? La composición debe pensarse como la base de la fotografía, la manera como se construya es la que nos va a permitir transmitir un mensaje y es la parte más difícil porque es bastante subjetivo. Hay elementos que pueden servir como guía para construir una buena composición, por ejemplo: líneas que guíen la lectura. La simetría genera un balance en las imágenes, sin embargo hay que tener en cuenta no caer en lo aburrido. Ser atrevido con los espacios le da personalidad a una fotografía, siempre y cuando el objeto permanezca dentro de la ley de tercios para que exista un balance.

 

La exposición es una herramienta muy importante y hay que saberla utilizar. La exposición es el manejo de cuanta luz entra a la cámara. Si entra demasiada luz, la fotografía quedará sobreexpuesta, es decir, muy brillante. Si entra muy poca luz, la fotografía quedará subexpuesta, muy oscura. La exposición puede lograr muchos efectos especiales para una imagen, por ejemplo: permitir que entre más luz puede lograr un efecto de movimiento. Permitir que entre poca luz a la cámara puede congelar un instante de movimiento.

 

Es importante entender la fotografía como un juego de luces, al fin y al cabo, eso es lo que es. Una cantidad específica de luz entrando por un lente. El manejo de la luz puede contar diferentes historias. Como hemos visto, la cantidad de luz que entre a la cámara puede lograr cosas diferentes. La luz como parte de la composición también es importante, esta logra dar fuerza y resaltar los objetos que están siendo capturados. Una luz fuerte puede lograr contraste y profundidad; es dramática. Una luz suave es más uniforme, plana y cuidadosa con su objeto, no lo ataca de manera fuerte; más bien lo complementa.

 

Es importante tener en cuenta que la fotografía no es ninguna fórmula matemática, es decir, conocer la técnica no lo es todo y no siempre funciona. Lo más importante siempre es observar, entrenar los ojos para que estos tengan la capacidad de ir más allá, de identificar el momento perfecto, la composición perfecta y la toma de decisiones acertada respecto a la exposición, la luz, el ángulo y el momento.

Recommended Posts

Leave a Comment

Contáctanos

Puedes enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

Not readable? Change text. captcha txt